Victoria Ocampo - Y una cosa terrible y dulce sentir que uno mismo es un lugar... en que perduran presencias.